No querría vivir tanto

No querría vivir tanto que la vida se me hiciera larga

vacía y caprichosa como un paseo de domingo por la tarde

rodar indefinidamente sin tener una pared que me pare

una sonrisa que me distraiga.

No quisiera perderte siempre, constantemente, indefinidamente

y tener que volver a la primera casilla de la oca cada vez

colocarme en los tacos de salida esperando

el disparo electrizante que me catapulte

tras los muros inaccesibles de lo que deseo y no tengo

en una vida que parezca eterna como parece eterno el tiempo que mide mi ansiedad cuando no me hablas.

No me gustaría vivir lentamente una existencia sin sobresaltos, que al menos sea rápida

diminuta

y al final que ralentice hasta hacerme consciente, lúcido.

“Mi casa sin ti está en ninguna parte”

No quiero abrir los ojos cada día como si fueran el primero o el último

prefiero la sensación constante que me impide cortar los trozos del tiempo

cada instante continuo. y encadenar los sentimientos en una línea perfectamente dibujada en la pared que puedo mirar cada día.

No querría vivir tanto que se me haga pesado, que se os haga pesado

que quisiera haberme perdido, haberme ido hace tiempo

haber cogido el hatillo y haber empezado a caminar mirando cada cosa como si me sorprendiera.

Solo me sorprendes tu cada noche, la mano indolente sobre mi piel

No quiero recordar casi nada, que la cabeza no me pida esfuerzo para nada

y luego dormirme

prefiero un sobresalto, la rugosidad y dormir a tu lado sin conocerte, sin saber de qué vas y sin miedo

No querría vivir tanto que los recuerdos sean el leit motiv

la condición sine qua non, la fuerza gravitatoria de cada espejo y se apoderen de todo

que las canciones se repitan aleatoriamente por días y días

no quiero vivir tanto, que te des cuenta de que no me quieres y un día te marches

y yo me quede esperando que todo se precipite.

No querría vivir tan silenciosamente como hasta ahora, pero no sé como vivir de otra manera

encerrado, carcelero de mi mismo, de una historia mal construida que pudiera alargarse aun cuando la trama esté deshilachada

me bastaría con un par de recuerdos y un atardecer

y que la casa se fuera vaciando al mismo tiempo que yo, perdiendo los muebles, los cuadros

las puertas, las ventanas, las paredes y al final quedase yo solo en la tierra anclado.

No querría vivir tanto que se os hiciese cuesta arriba.


Mis libros en Amazon

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s