Balance deudor

¿Cuántos besos me he ganado?

¿Cuántos recibí inmerecidamente?

Durante las noches frías

vendí mi alma a los abrazos

recibidos egoístamente

entregados sin apego.

Luego el sexo cotidiano

la mente huida

el cuerpo distante

la piel fría.

Durante los días nublados

vendí mi alma como ganga

con tal de ver la luz entre tus piernas.

¿Cuántos besos di que fueran honestos?

¿Cuántos entregué mercenarios, asalariados?

Durante las tardes solitarias

deseé codicioso mentir en tus labios

y así esquivar la nostalgia.

Ahora es tarde.


Recitado

Mis libros en Amazon

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s