Los medios de comunicación

En la cabeza de muchos de los que pasamos de los 50, los periódicos (y por extensión, los medios) eran un bastión de la libertad y los periodistas unos guerrilleros capaces de contarnos lo que el poder no quería que supiéramos. Luego todo se fue desmoronando, la monarquía ha resultado fake, los partidos una maquinaria inútil para el bienestar de la mayoría, los jueces una élite autoelegida, la policía, bueno, la policía nunca ha dejado de ser lo que siempre ha sido, el brazo armado del poder… y finalmente han caído los mass media.

El descrédito se venía cimentando desde hace años; la irrupción de Internet ha servido de coartada ideológica para muchos, que se parapetaban en el análisis de la poca agilidad con la que el papel se pasaba a la red y a pesar de intentos de mantener el trampantojo del periodista como un jabato de los pobres, por ejemplo con la última película de héroes de redacción, Spotlight, en este momento a la muñeca se le ve el cartón.

Ver a alguien leyendo el periódico es rara avis.

Los jóvenes apenas consumen prensa u oyen la radio que no sea musical; la información fluye por otros canales y la panoplia de periodistas apuntados a salir en un talk show o peor, en programas de corazón político boceando sus filias y sus fobias, no han ayudado. Muchos de los periodistas mediáticos se han quedado en un cuñadismo astragante cuando no en un charlatán habladetodo cuyo único interés es defender los intereses de otros. Detrás, peor aún, las empresas de la comunicación intentado día tras días que se hable de lo que ellos quieren y que se calle lo que no les interesa; las empresas de comunicación y por encima de ellas las empresas en general, las poderosas, las del Ibex y otras más oscuras, sus dueños, esas élites que se han venido en llamar estractivas y que no son sino una versión moderna de la aristocracia europea.

Mención a parte merece el uso de las televisiones públicas durante todos estos años, que han terminado por convencer a la mayoría de los españoles que para ver televisiones  goebbelianas es mejor no ver nada y al menos ahorrarnos el dinero. O la pelea por la “libertad” para retransmitir fútbol que ha terminado en monopolio.

Entonces llegó la crisis y los medios entraron en ella sin más, empezaron los ERE. Un fantasma recorrió las redacciones que se fueron vaciando de buenos profesionales y se quedaron repletas de trabajadores paniaguados, pesebristas y precarios (becarios),  y llegó el miedo: “El miedo es el camino hacia el lado oscuro. El miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento”. Ahora centenares de cabeceras creadas por la diáspora pelean en la red por tener suscriptores, amigos, benefactores o lo que sea para sobrevivir de manera independiente y centenares de profesionales mendigan poder escribir gratis en muchas de ellas y lo que es peor, lo consiguen. La profesión apenas existe. El nivel que se ve en las facultades es muy bajo, muchos de los profesionales solo quieren dedicarse al fútbol, la TV y escriben con tantas faltas de ortografía que da pena. (es notorio el problema que con este tema se da incluso en las cabeceras más importantes de los periódicos digitales).

La sociedad no percibe hoy en día a los medios de comunicación como un bastión de la libertad, más bien se ven como la punta de lanza de los poderosos para conseguir que nada cambie: encuestas manipuladas, Venezuela hasta en la sopa, purgas de críticos, concesiones de canales a los amiguetes, omisión de informaciones para no perjudicar al que paga la publicidad, silencio entre colegas, sueldos de miseria, campañas contra partidos y grupos que amenazan el status quo…

Los medios de toda la vida son zombies ya, como lo son los partidos tradicionales, y puede que aun no lo sepan, pero están muertos y lo están de la misma enfermedad. Nos falta por saber si habrá otra estirpe, otros periodistas, otras cabeceras capaces de sustituirles y otros lectores/oyentes capaces de pagar por que las cosas cambien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s