¿Quién ha ganado?

Antonio Gramsci
Antonio Gramsci

La incapacidad para leer, entender las fuerzas que darán origen a la realidad del futuro es común entre la gente corriente y parece que también entre las élites políticas. Ayer, asistiendo a la graduación de mi hija como historiadora en la Universidad Autónoma, tuve ocasión de escuchar al profesor José Pascual explicar como la historia es la lente con la que se puede analizar la realidad. Creo que la idea es de Gramsci y alude más a la ideología y sus símbolos como lente de análisis político y toma decisiones. El profesor Pascual aludía a la posibilidad que había proporcionado la universidad a los recién graduados de entender a través de sus capacidades como historiadores, qué significan esas corrientes subterráneas en la generación de la realidad social. Vivir hechos que luego se marcan como históricos es algo que le ocurre a cualquier persona con una longevidad normal; interpretarlos con visión de futuro solo está al alcance de quienes saben calibrar las fuerzas débiles que se dan en los fenómenos sociales, en los niveles atómicos del tejido social.

Me sorprendió ver en la noche electoral a la responsable del PP decir con cara de funeral, flanqueada por el candidato Cañete, que “habían ganado las elecciones”. La PNL nos enseña que habla más el cuerpo que las palabras y una vez más el mensaje de derrota que emanaba de toda la comparecencia, era tremendamente más potente que lo que se decía.  En ese momento, mi hijo, que votaba por primera vez y que compartía los datos del escrutinio, no se explicaba mi alegría por los resultados que nos comunicaban las televisiones. ¿Pero quién ha ganado?

Las elecciones las gana el grupo que pasados los días se instala en el ideario colectivo como ganador. Podemos, sin duda, es el ganador de las pasadas elecciones al Parlamento Europeo, que dicho de paso debería proclamarse como gran encuesta europea, y lo es, porque así lo atestiguan los medios (New York Time dixit), la reacción airada, muy airada de los voceros de la derecha e incluso de los mitos de la socialdemocracia como González y sobre todo las conversaciones en los tajos, en la calle.

Quienes dijeron que el 15M no servía para nada, que se había diluido como un azucarillo en el café, quienes creyeron que expulsándoles por la fuerza de las plazas acababan con la plaga, se equivocaron; la lente para entender la realidad no estaba enfocada o lo que seguramente es peor, lo está, pero quienes aun dirigen el cotarro esperan poder seguir manteniendo el trampantojo de una realidad confusa. No quiero con este artículo hacer análisis de lo que ha pasado, pero no puedo evitar traer al primer plano, que el intento de creación de una realidad engañosa (brotes verdes, por ejemplo), se mueve entre las piezas que han hecho que los partidos hegemónicos hasta hoy hayan entrado en barrena. Deseo que las palabras de Arriola tachando de frikis a Podemos sean de verdad un convencimiento y no un señuelo, porque significaría que no han entendido nada y por lo tanto no sabrán cómo hacer frente al tsunami que se les viene.

Hay que mirar con los ojos limpios para entender las conexiones que hay entre la nueva izquierda americana, el 15M (Ocupy Wall Stret) y los resultados de estas pasadas elecciones y aprovecho para recomendar la lectura de -La dignidad rebelde. Los discursos del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (1994 – 1996) María Molinero-2014 a aquellos que quieran empezar a entender cómo va a ser el futuro.

“El error del intelectual consiste en creer que se puede saber sin comprender y, especialmente, sin sentir y ser apasionado (no solo del saber en sí, sino del objeto del saber), esto es, que el intelectual pueda ser tal (y no un puro pedante) si se halla separado del pueblo-nación, o sea, sin sentir las pasiones elementales del pueblo, comprendiéndolas y, por lo tanto, explicándolas y justificándolas por la situación histórica determinada; vinculándolas dialécticamente a las leyes de la historia, a una superior concepción del mundo, científicamente elaborada: el saber. No se hace política-historia sin esta pasión, sin esta vinculación sentimental entre intelectuales y pueblo-nación”  Antonio Gramsci

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s