Mohamed Bouzizi

Muchas veces nos preguntamos como podríamos hacer para cambiar las cosas. Conozco a gente que se ha dejado la piel para intentar que el mundo sea mejor y en la mayoría de los casos lo único que han conseguido es una gran melancolía. Mohamed Bouzizi (محمد البوعزيزي) era ingeniero informático, tenía  26 años y se ganaba la vida vendiendo fruta en un puesto callejero en la ciudad tunecina de Sidi Bouzid. Como a muchos vendedores ambulantes la policía le acosaba día sí y día también y aquél fatídico día de diciembre no pudo más y decidió quemarse vivo en la calle, como hiciera Thich Quang Duc, monje budista vietnamita  en Saigón el 11 de junio de 1963 para protestar contra Ngo Dinh Diem. La acción suicida de Bouzizi cristalizó el descontento profundo que viven los tunecinos y prendió la llama de las protestas juveniles, que a día de hoy han acabado con la huida cobarde, del causante de la situación, Ben Alí. Puede que nada mejore para los tunecinos a partir de ahora, no lo sé y puede que la muerte de Bouzizi no sea el mejor método de lucha, pero al igual que el corazón de Quang se considera sagrado por los vietnamitas, el de Bouzizi vivirá al lado de muchos jóvenes que hoy saben lo que es acabar con un dictador.  La rabia es un arma tremenda contra la injusticia.

In memoriam.

Anuncios

Un pensamiento en “Mohamed Bouzizi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s