La Quimera

No se puede pretender una felicidad eterna, ni una tan grande que parezca inacabable, ni siquiera me parece posible una felicidad a medio plazo o intermitente o una felicidad pequeña, de bolsillo.
En días como hoy es mejor pensar que no existe la Quimera, que no vendrá a devorarnos envueltos en sus llamas, que es más posible que todo se suceda en un goteo imperceptible, prometéico, que la hija de Tifón y de la ninfa Equidna tendrá que volver a luchar con el Belerofonte que habita en cada cual y montado en su Pegaso goteará el plomo de la vida en su cuerpo.
No se debe pretender nada y menos en días como hoy.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s