Aminatu Haidar

Se mata a tiros, a golpes, en hogueras y de mil maneras diferentes y sabemos, porque hemos estudiado para hacer la primera comunión, que se puede pecar de pensamiento, palabra, obra u omisión. El gobierno Español con los saharauis en general y con esta mujer en particular ha cumplido con todas y cada una de las posibilidades de hacerlo mal.
Moratinos tiene pinta de buena persona y la utiliza para mentir, para omitir información, para confundir, para que la mayoría piense que Aminatu no sabe ni lo que quiere y es por eso que tenemos que explicar la verdad, toda la verdad y nada más de la verdad.
El gobierno de Marruecos planeó extraditar a Aminatu porque le molesta su lucha incansable. Para expulsarla de su país aprovechó una visita que Aminatu hacía a sus hijos en el Aaiún, la detuvo, la quitó su documentación y la puso en un avión con destino a España, concretamente a Fuerteventura donde las autoridades españolas en plena sintonía con el gobierno marroquí y a pesar de ser una indocumentada la esperaron, la bajaron del avión y en el colmo del cinismo la impidieron volver a su país precisamente por la falta de documentación.
Moratinos lo sabe, sabe que ha aceptado la expulsión de esta mujer porque no esperaba su reacción, lo sabe el inmoral del defensor del pueblo español que dice que una mujer, un pueblo, por mucha razón que tenga no puede venir a España a jodernos nuestra relación con Marruecos y lo dice este individuo que juró no olvidar ni perdonar.
Aminatu quiere volver a su país, señor Moratinos y usted lo sabe, pero no quiere incomodar a Marruecos. Diga la verdad y no intente echar encima de esta mujer a la opinión pública española.
Me encuentro el artículo de Wyoming que lo explica mejor:

«Yo no entiendo cómo alguien que no desea viajar y carece de pasaporte puede llegar a entrar, primero en un avión, y más tarde en España, teniendo pinta de mora, cuando muchos se dejan la vida en el Estrecho de Gibraltar en el intento.»

Recogido de El País:

– Las llamadas del piloto. “Antes de entrar en el avión le conté al comandante que las autoridades me habían arrebatado el pasaporte, que yo no quería viajar a España. Le pregunté: ‘¿Va usted a llevarme en estas circunstancias?’, y les recordé a todos que no había ninguna documentación formal de expulsión para podérsela mostrar a las autoridades españolas. El comandante hizo entonces una llamada telefónica preguntando a su interlocutor si podía llevar a una pasajera sin pasaporte; cuando colgó le dijo a la policía marroquí que no podía llevarme, que la compañía le multaría. Los agentes replicaron que yo tengo residencia en España, el piloto hizo otra llamada y volvió a responder que, sin pasaporte, era imposible. Entonces el comisario provincial, tras una llamada telefónica, dijo al comandante: ‘La tienes que llevar porque el Ministerio de Asuntos Exteriores español está informado y ha dado su conformidad’. El piloto recibió una nueva llamada de teléfono y mientras hablaba me preguntó mi nombre y apellidos para confirmar que eran los que le estaba dando su interlocutor. Tras recibir una última llamada, accedió a las exigencias de los policías y fui presionada para subir al avión”.

– La entrada en España. “Cuando el avión aterrizó, informé al comandante de que yo no iba a bajar. Él hizo una llamada y a continuación llegaron varios vehículos de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía. Uno de los agentes dijo al piloto que tenía instrucciones de la superioridad y que mi permiso temporal de residencia era suficiente para entrar en España. Yo le expliqué lo ocurrido, que había estado detenida 24 horas en El Aaiún, sin asistencia letrada, que no había ninguna orden de expulsión y que mi permiso temporal de residencia fue concedido sólo porque preciso tratamiento médico en España, pero que yo nunca he pretendido residir en España y que ese permiso no se puede convertir en una orden contra mí. Manifesté que esta situación está producida por una complicidad entre el Gobierno marroquí y el de España: Marruecos me expulsa y España me secuestra. Finalmente, accedí a bajar del avión. A las doce de la noche de hoy iniciaré una huelga de hambre. Hago responsable a las autoridades españolas de las consecuencias que me pueda acarrear”.

Compartiricon-facebook icon-twitter1 icon-gbookmark1 icon-delicious icon-digg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s