Mea culpa

Muchos pasan por la vida repartiendo mandobles a diestro y siniestro y se van para el otro barrio tan contentos de sí mismos que son de envidiar. Otros, los menos, realmente no tienen nada de lo que disculparse, así que el tránsito es como el resto de lo vivido, placentero y finalmente algunos, yo entre ellos, vamos a partir de cierta edad teniendo que pedir disculpas por los codazos, los desprecios, los olvidos y los castigos injustos infringidos en el combate y desde luego en el amor. ¡Dios nos dé larga vida! porque con una corta alguna, alguna, se va a quedar sin su parte y no es cosa que por unos años la justicia no reine.

Estoy en esas. Desde hace tiempo me dedico con sinceridad profunda a disculparme y lo hago a veces con tal empeño que exagero en la forma, no sea que el agravio que yo recuerdo se atisbe sólo como la punta de un iceberg y que debajo, la enorme masa del daño infringido corte la piel como si de un Titanic se tratara.

Hace poco, dicho sea con exactitud el 17 de noviembre pasado, Raquel colgaba en Facebook un hermoso texto de Santiago Gamboa, que ensalza a las mujeres de mi generación que ahora cumplen dentro de la década de los cuarenta o los cincuenta. El texto es hermoso y cierto y en el caso que aplica ajusta como anillo al dedo a Raquel que un par de días antes se agarraba a los 48 con grande donosura. Todo el texto no, el remate dejaba en el aire un cierto estilo  complaciente con lo más cool, lo políticamente correcto, lo que debe decirse hoy en día para no ser criticado en los círculos de la intelectualidad de izquierdas. Reza así:

«Lamentablemente no es recíproco. Por cada impactante mujer de más de 40,50 inteligente, divertida y sexy hay un hombre con casi o más de 50… pelado, gordo, barrigón y con pantalones arrugados haciéndose el gracioso con una chica de 20 años.

¡¡Señoras….. les pido perdón por ello….!!!»

Yo soy ese pelado, gordo, barrigón, y en vista de que Gamboa se disculpa por mí, urbi et orbe, me libera del encargo que como un Prometeo senil llevaba a cabo.

Descanso en paz, pero tú Gamboa no creas que con ese tipo de textos follarás más, como bien recuerdas, ellas son inteligentes.

Compartir :icon-facebook icon-twitter1 icon-gbookmark1 icon-delicious icon-digg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s