Pechugas de pollo con queso parmesano

Una buena forma de preparar las pechugas de pollo consiste en coger cada una de las pechugas (medias, mejor),  golpearlas con una maza de madera para carne hasta que tengan el mismo grosor por todos los lados, después ponerlas sobre un film transparente (mejor doble) y poner por encima queso parmesano rallado de manera que cubra toda la carne. Podemos usar la hierba aromática que más nos guste; yo he usado tomillo y pimienta negra que he majado previamente en el almirez y he espolvoreado por encima del queso.  Tomamos un limón y rallamos, muy poco, apenas unas lascas sobre la pechuga con su queso y sus especias y encima recubrimos con dos o tres lonchas de jamón que no esté salado (el jamón de Bayona, francés, es adecuado, aunque yo lo he probado con serrano español y queda muy bien).

Al final tendremos una pila por este orden de arriba a abajo:

Film transparente (2 capas)

Pechuga de pollo

Queso parmesano especiado y con un poquito de limón

Jamón

En una sartén pondremos unas gotas de aceite de oliva y tomaremos nuestra pechuga con el film, para con un movimiento rápido de la mano colocarla en la sartén con el jamón sobre el metal (retiramos el film). Apenas en dos o tres minutos y ayudados con una paleta de pescado fina le daremos la vuelta para que se dore la pechuga. El fuego debe ser medio y para poner en el plato lo acompañamos de una ensalada verde a base de rucola, canónigos y escarola.

Anuncios

3 comentarios sobre “Pechugas de pollo con queso parmesano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s