Sindicalismo

Hoy 30 de junio todos en mi empresa esperábamos como agua de mayo, en este caso de junio, los esperados 200 € que prometió el entonces candidato, y ahora presidente Zapatero.

No hubo caso, llegaron las nóminas y se mostraron tan raquíticas o exquisitas, depende de quien las mire, como en meses pasados y claro, se armó la de San Quintín, con el jefe-dueño clamando al cielo contra Zapatero y la media docena escasa de trabajadores que no pertenecemos a la propiedad, bramando contra semejante chorizada.

Ha sido curioso y en parte lamentable y a mi me ha recordado las épocas más duras que yo tuve en mi etapa sindical, discutiendo con un empresario que sólo ve su interés, su interés a corto plazo. La culpa en este caso es del irresponsable del gestor externo, tan facha, tan casposo, que ha metido a su cliente en un berenjenal laboral del que ahora tendrá que salir y todo por hacer de menos al presidente. Nada como el enemigo común para unir las voluntades, en este caso la de secciones, países, personas.

Se han dado muchas voces y se han proferido amenazas, así que las espadas quedan en alto, el sindicalismo sin sindicato ha puesto la directa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s