Superlativos

”Palabras definitivas, palabras que postulan sabidurías adivinas o angélicas o resoluciones de una más que humana firmeza -único, nunca, siempre todo, perfección, acabado- son del comercio habitual de todo escritor. No piensan que decir de más una cosa es tan de inhábiles como no decirla del todo, y que la descuidada generalización e intensificación es una pobreza que así la siente el lector. Sus imprudencias causan una depreciación del idioma. Así ocurre en francés, cuya locución ”Je suis navré” suele significar ”No iré a tomar el té con usted”, y cuyo ”aimer” ha sido rebajado a ”gustar”.”

(J.L. Borges, ”La supersticiosa ética del lector” (1930), en Discusión, 1932.)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s