A Coruña

La plaza del obelisco nos recuerda que una coruñesa llamada María Pita en 1589 y siguiendo el relato popular, defiende la asediada ciudad de La Coruña de las garras del corsario Drake y armada de una lanza mata al alférez inglés arrebatándole la bandera. Heroicidades a parte, La Coruña, A Coruña en el moderno estilo mulicultural español rinde homenaje a gran cantidad de dudosos libertadores y puebla sus fachadas con nombres del alférez provisional, Primo de Rivera, el ejército, los caídos y un sinfín de otros nombres con cierto “old flavour”. Es igual si uno no mira tanto ni con tanto ahínco y se limita a disfrutar como hice yo el otro día de una tarde luminosa, que empezó a los pies del obelisco conmemorativo y que me llevó por la Calle Real primero a un pulpo a la gallega de factura exquisita y más tarde, después de pasar por un pequeño negocio de comestibles donde compré un queso de tetilla y otro que siendo de la misma forma está ahumado, hasta unas almejas a la marinera que me llamaron la atención por su salsa roja en contra de la blanca que me gusta hacer a mí.

Mucha luz y una compañía agradable fueron una combinación estupenda para disfrutar unas horas de una ciudad que da la sensación de ser un gran collage con sus miles de cristalitos en las galerías frente al mar.

Por lo demás Galicia siempre acoge y me recordó por un instante aquella canción de Benedicto.

Os Compañeiros

Alí estaban os compañeiros
ó redor dunha fogueira
que furaba as mouras tebras
cunha roxa lumieira.

Eran moitos os compañeiros
que cantaban con alegría
a cancion sempre esperada,
a canción xa presentida.

Tiñan mans os compañeiros
duras, fortes i encallecidas
de traballar sen sosego
nunha terra chea de vída.

O seu ollar coma unha gota
de auga pura e cristalina
que na noite de xiada
durme nas follas tranquilas.

No seu peito un cargamento
de mil flores encendidas
non levaban de armamento
máis que palabras amigas.

Non falaban do andado
sementado de feridas
preparaban o camiño
cara a terra prometida.

Anuncios

Un pensamiento en “A Coruña

  1. El queso ahumado a que te refieres es el llamado de San Simón, creo que es de Lugo. En Galicia, al contrario de lo que podría suponerse y de lo que ocurre en la vecina Asturias, hay muy pocas variedades de queso y, además, muy parecidas entre sí (tetilla, arzúa, san simón,… y poco más). Esto tiene que ver con una pobreza de cultura gastronómica que no se suele reconocer ni por los gallegos ni por los visitantes.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s