Cuba

Raúl Castro no entró a manejar los destinos de la isla con el aura de reformista. Los hechos contradicen los augurios y aunque no ha sido especialmente nombrado en España, sus últimas decisiones sobre la liberalización de la venta de electrodomésticos está siendo un terremoto. Sus detractores por la derecha dicen que de nada vale liberalizar las compras si no hay dinero, si el pueblo está empobrecido, pero la realidad les vuelve a desmentir, se agotan las existencias. Sus detractores por la izquierda le acusan de acabar de facto con el comunismo al permitir el consumo y empezar a abrir la gran brecha de los países occidentales, entre quien puede gastar y quien no y para mi gusto esta perspectiva parece más realista si bien otros muchos dicen que lo que ha elevado a legal lo que no era sino una práctica más que inveterada en la isla.

Hay un terremoto en el Caribe en forma de consumo y el hermanísimo parece seguir sus propias consignas. ¡Si se puede, coño!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s