Memoria

Álvaro me mandó un vídeo de cuando éramos muy jóvenes. Apenas dos minutos de historia y me ha costado cinco días conseguir que esté en youtube. La cosa no es fácil. pero está conseguida.

Anuncios

6 comentarios sobre “Memoria

  1. Aún a riesgo de equivocarme y darte un disgusto, y teniendo en cuenta de que no se distinguen muy bien las caras, voy a hacer la pregunta: ¿Tú eres el de naranja?. Es curioso, el Super-8 me produce un sentimiento de nostalgia muy intenso. No importa quién salga en las imágenes, si los conozco o no, es el formato lo que hace que me ponga triste. Un día de estos tengo que armarme de valor y verme todas las pelis que nos hizo mi padre a mis hermanos y a mi, siempre con el tomavistas en la mano y en el ojo…

    Me gusta

  2. Llevo varios dias triste. Es curiosa la sensacion que te queda cuando se muere alguien que no conoces personlamente pero que te ha aoportado tanto. Mi poeta de mesita de noche se ha muerto, y egoistamente, no soporto la sesacion de no volver a leer algo nuevo de el.

    “Si yo fuese Dios
    y tuviese el secreto,
    haría
    un ser exacto a ti;
    lo probaría
    (a la manera de los panaderos
    cuando prueban el pan, es decir:
    con la boca),
    y si ese sabor fuese
    igual al tuyo, o sea
    tu mismo olor, y tu manera
    de sonreir,
    y de guardar silencio,
    y de estrechar mi mano estrictamente,
    y de besarnos sin hacernos daño
    -de esto sí estoy seguro: pongo
    tanta atención cuando te beso-,
    entonces,
    si yo fuese Dios,
    podría repetirte y repetirte,
    siempre la misma y siempre diferente,
    sin cansarme jamás del juego idéntico,
    sin desdeñar tampoco la que fuiste
    por la que ibas a ser dentro de nada;
    ya no sé si me explico, pero quiero
    aclarar que si yo fuese
    Dios, haría
    lo posible por ser Ángel González
    para quererte tal como te quiero,
    para aguardar con calma
    a que te crees tú misma cada día,
    a que sorprendas todas las mañanas
    la luz recién nacida con tu propia
    luz, y corras
    la cortina impalpable que separa
    el sueño de la vida,
    resucitándome con tu palabra,
    Lázaro alegre,
    yo,
    mojado todavía
    de sombras y pereza,
    sorprendido y absorto
    en la contemplación de todo aquello
    que, en unión de mí mismo,
    recuperas y salvas, mueves, dejas
    abandonado cuando –luego- callas…
    (Escucho tu silencio.
    Oigo
    constelaciones: existes.
    Creo en ti.
    Eres.
    Me basta”.

    Me gusta

  3. Siempre me ha llamado la atención la distancia entre los recuerdos “puros” y las “imágenes documentales”, nunca coinciden en principio. Y luego, se desencadena un proceso por el cual el documento, después de provocar el recuerdo, usurpa su lugar. Seguramente a esto se refería Picasso cuando, en una famosa anécdota, requería al retratado parecerse al retrato, y no al revés como podríamos suponer aplicando una lógica simple.

    Me gusta

  4. Yo soy de “mala memoria”. Me olvido de los nombres de las personas, de los sitios aunque nunca, o muy difícilmente, de las imágenes. Sé que gran parte de los recuerdos que creemos tener, no son tales, son más bien pequeños intrusos que se han colado en nuestra cabeza a partir de las fotos, de los relatos de los padres, del recuerdo de terceros, así que cuando veo este tipo de imágenes tengo la sensación de estar construyendo mi pasado.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s