Entre la teoría y la práctica

Un día de trabajo intenso y sofocante. Poco más. Sin tiempo para vivir, para disfrutar o para pensar. Luego María con el marxismo y Kropotkin y la revolución, metiendo oxígeno por la rendija de la vida, llenando de vitalidad mis oídos, dando alas a mi cabeza y exigiéndome mucho, haciéndome pensar, recordar lo leído, lo contrastado en la práctica. Me viene a la cabeza Bobbio pero no sé si es tiempo de dárselo; me ha pedido libros y tengo que tener cuidado con la selección.

También me escribió un correo María desde málaga y me dice que está estudiando. María estudia mucho, siempre que va a iniciar algo se pone a estudiar y yo le admiro por poder hacerlo y vamos intercambiando correos cada vez más cortos y también recibo alguno de Eles que me amenaza con preguntas sobre ordenadores. Entre medias el trabajo es espeso y agotador. Pedro me envía un correo sobre la actualidad y eso me recuerda que pasado mañana me voy a Lisboa a pasar unos días. Repaso las charlas con Nuno y su compañero sobre los portugueses y los españoles, su incredulidad por lo que pasa en su país en contraste con lo que pasa en el nuestro. Me hablan de unidad con España y es la primera vez que se lo oigo de boca a un portugués. Claro que todos estábamos lejos de Iberia y eso ayuda a ver las cosas con menos pasión y más cerebro. Yo les confieso admiración por su país y ellos me agradecen el gesto que de verdad es sincero.

Mañana otro día y espero hacer un hueco para Lennin, y Bakunin y para Durruti que ahora no recuerdo si llegó a escribir algo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s