Seguimos con el sexo

Hablando se sexo y de celos he andado rebuscando por Internet a ver si encontraba datos sobre el comportamiento sexual de los adultos en España y he encontrado que el INE tiene una encuesta en el 2003 y que quitando la casa DUREX apenas si hay cosas publicadas y accesibles (o quizá yo no tengo tiempo o ganas para dedicarle a Internet y el lamentable Google). Me quedo con el comentario de Clarín, al respecto del número de veces que tenemos relaciones sexuales:
“…relájese, porque la sexóloga Judith Mackay dice que las personas tienen muchas menos relaciones sexuales de lo que dicen las encuestas. “Los que superaron los 40 y todavía tienen relaciones de vez en cuando, pueden considerarse personas con suerte. Un montón de gente a su edad ya no lo hace nunca”, sostiene la doctora Mackay, residente en Hong Kong y autora del “Atlas Penguin de Comportamiento Sexual Humano”. Para ella, las encuestas sobre sexo son inexactas por tres razones: porque los encuestadores sólo entrevistan a personas sexualmente activas, porque suelen hablar con gente de entre 15 y 40 años, y porque en este tema muchos mienten.

Según ella, el resultado de sondeos como los que realiza Durex puede ser erróneo e, incluso, muy destructivo para algunas personas. “Las encuestas son básicamente imperfectas en todas sus formas. La realidad es que un montón de personas no tiene relaciones sexuales y, si las tiene, sucede muy de vez en cuando”, asegura la doctora Mackay, y cita un ejemplo: “En los Estados Unidos, donde la encuesta de Durex detectó que las personas tienen relaciones sexuales unas 118 veces al año, una tercera parte de la población no practica el sexo o sólo lo hace una o dos veces al año”.

Se miente y lo dice la profesora Montserrat López Cobo encargada de la encuesta de salud e higiene sexual:
“Por ejemplo, que al preguntar al encuestado sobre las distintas parejas sexuales a lo largo de su vida, el informante olvide incluir en su recuento a su pareja actual, por parecerle demasiado obvio. O que algunas personas, como ocurrió en ocasiones en la ESHS, olviden contabilizar a las prostitutas como parejas sexuales.

El tema de la prostitución puede servir para explicar otra causa de respuestas erróneas: la deseabilidad social. Este factor entra en juego cuando la persona que contesta se siente presionada por la imagen social que tienen determinados comportamientos. Se trata de una tendencia a maquillar la actitud propia, proporcionando una respuesta que se juzga más aceptada que la conducta real. La deseabilidad social no es sólo origen de ocultación de ciertas conductas, sino que también está en el trasfondo del motivo que hace a los hombres declarar un mayor número de parejas sexuales y a las mujeres disminuirlo, respecto a la realidad. Esto se comprueba sistemáticamente en las encuestas sexuales de todo el mundo, si bien las discrepancias en los números de hombres y mujeres son más acusadas en algunos países.”

El sexo sigue siendo un tema oscuro, escabroso y que nos planta delante de casi todos los miedos. El miedo a que nos engañen y por lo tanto los celos que terminan en muchos casos siendo la causa de la infidelidad.

En general, en España desde luego, lo aceptable es el sexo -poco o mucho, malo o bueno- dentro de la pareja sea esta hetero u homo y pasada por la vicaria, por el juzgado o por la costumbre, así que en este caso la deseabilidad parece ir a favor de la ocultación de las relaciones sexuales fuera del corral.

Ya nos decía el curilla en clase, se puede pecar de pensamiento, palabra, obra u omisión, y en este terreno el deseo de roce carnal con alguien distinto de tu pareja, creo yo que es más fuerte de lo que se declara y que es más bien falta de ocasión que falta de ganas el que no se llegue a penetración o coito y que de ese roce no florezca el cariño.  Decía un antiguo jefe mio que cada persona tiene un precio y que es la labor del empresario saber cuál es para no pagar un duro más. No le fue mal en los negocios y aunque la validez de un aserto no radica en su utilidad a mi me parece cierto que algo parecido es aplicable a la virtud de quien guarda las ausencias.

Me estoy disipando. Leo que se folla poco y no me refiero a soplar por el fuelle y que se miente sobre el respeto de la fidelidad. Ya solo me queda saber si en la media de relaciones sexuales se cuentan solo las de casa o las de extrangis también.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s