Gütersloh

Lo visto no enmienda la sensación de soledad, de aislamiento, pero queda en la retina como experiencia.

La sensación predominante es de aislamiento, de frío, de oscuridad que te empuja a estar en casa, a no salir a la bruma constante. Luego, como no, preciosas construcciones en madera y adobe, cervezas naturales sin apenas alcohol y una forma de acoger que no es cercana pero si amable y desde luego franca. Alemania resulta un país pulcro, organizado, ligeramente anticuado y con un cierto aire demodé. Ciclistas cualquier día, a pesar de la lluvia, placas solares en cada tejado, molinos en las inmensas llanuras y una fábrica a cada paso.

Para la comida, monocultivo con gulash verduras y patatas en variedades, versiones y modelos, pero siempre con el mismo diseño estructural.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s