Tren sí, pero no así

Este fue el lema que elegimos para oponernos a la construcción del tren de alta velocidad Madrid-Valladolid, los verdes de Soto del Real. Nos opusimos a su construcción durante meses. Desplegamos una panoplia de argumentos ante los vecinos, desde la irremediable rotura del paisaje, hasta los costes exagerados de la obra debido a las restricciones de diseño, pasando por el elevadísimo coste mediaombiental de viajar a semejante velocidad. Pronosticamos entonces que la alta velocidad y sus dineros perjudicarían al tren como transporte masivo de viajeros. Se calcula que el AVE Madrid-Barcelona costará unos 10.000 millones de euros.

Hoy, unos años después tengo la sensación de haber perdido una guerra en la que teníamos razón y los problemas del AVE Madrid-Barcelona son una vez más la demostración palpable de que el supuesto catastrofismo de los ecologistas no es sino realidad. Mientras los ciudadanos, la gran mayoría, disfruta de unos lamentables sistemas de transporte ferroviario, los sucesivos gobiernos de España se gastan miles de millones de euros en un transporte, feo, caro y contaminante.

Eso sí, a la gente le encanta.

Sacado de las plataformas en lucha contra el tren de alta velocidad.

“Todos los estudios sobre movilidad coinciden en señalar al ferrocarril social como el más sostenible y seguro de los medios de transporte. Es el que menos gases de efecto invernadero emite, el que menos espacio ocupa y el más seguro. Sin embargo en España sólo un 5% de los viajeros y un escaso 3,8% de las mercancías viajan en tren, mientras que hay países europeos en los que esa proporción es muy diferente: por ejemplo en Austria, casi el 50% de las mercancías se transportan por ferrocarril.

El tren público y social por el que apostamos es el que con eficacia y eficiencia soluciona una parte considerable del tráfico diario de personas y mercancías.

El que llega al mayor número de lugares y personas y tiene un precio asequible.

Es el que une pueblos, comarcas y territorios y es una alternativa real al transporte por carretera.

El que propicia el desarrollo sostenible y es respetuoso con el Medio Ambiente.

El que aprovecha al máximo las vías y los recursos existentes.

Su ampliación y mejora tiene que responder exclusivamente a las necesidades de la ciudadanía.

Su coste económico, ecológico y energético es proporcionado al servicio que presta y la gestión es pública.

En los últimos años la mayoría del presupuesto de inversiones dedicado a transporte ferroviario se destina a líneas AVE (cuya construcción es tremendamente agresiva con el territorio, que generan un impacto ambiental y social considerable por su efecto barrera y que además son absolutamente despilfarradoras desde el punto de vista energético (la energía gastada por un TAV a 300km/h es comparable al consumo doméstico de una ciudad de 25.000 habitantes), para en muy pocas estaciones y está pensado para interconectar capitales, además de que el precio de los billetes es caro, mientras que las inversiones en el ferrocarril sostenible son residuales, cada km. del TAV cuesta unos 18 millones de euros (3.000 millones de las antiguas pesetas).

El TAV, aparte de los desequilibrios entre territorios, incrementaría también las desigualdades entre las clases sociales. Este proyecto no se lleva a cabo por “el interés general”, no surge con el objetivo de satisfacer las necesidades de la gente. El TAV es parte de un vasto plan de infraestructuras englobado en la Red Transeuropea de transportes: trenes de alta velocidad, nuevas autovías, superpuertos, ampliación de aeropuertos, etc. Detrás de esta red se encuentra el poder financiero y del Capital de las industrias más fuertes de Europa. Concretamente fue la Mesa Redonda Europea de Industrialistas (ERT), que reúne a las principales transnacionales de Europa, la que decidió el rumbo de dicho plan. En 1991 decidió junto con la Comisión europea la construcción de 30.000 kilómetros de vías férreas de alta velocidad, 12.000 kms de autovías, además de autopistas marítimas y aeropuertos. Para hacer efectivo ese plan sería necesario gastar 600.000 millones de euros presupuestados y las emisiones de CO2 crecerían el 42%.”

“No cuentan que el impacto acústico (contaminación sonora) en «un corredor del TAV a 250 metros a los dos lados de la vía el ruido puede llegar a ser de entre 94 y 79 decibelios», muy superior a lo recomendado para la buena salud de las personas. Tampoco nos cuentan que debido al sistema de electrificación que necesita el TAV (25.000 v a corriente alterna) se genera un campo electromagnético cuyas radiaciones que afectan de 200 a 800 metros de distancia de las catenarias y las vías, y se ha demostrado que no son inocuas para la salud. Tampoco les interesa mencionar que el consumo de energía eléctrica de un TAV a 300 kilómetros por hora es equiparable al consumo doméstico de una población de 25.000 habitantes. Que la energía necesaria para mover estos «aviones sobre raíles» proviene de centrales nucleares y térmicas principalmente. Que con lo que cuesta el kilómetro de trazado TAV (18 millones de euros, 3.000 millones de las antiguas pesetas) más su posterior mantenimiento se podría renovar, mejorar y ampliar la actual infraestructura ferroviaria: abriendo estaciones, aumentando el número de paradas y el número de trenes, mejorando los equipos técnicos y aumentado las plantillas de personal, con la consiguiente creación de empleo, sacando de la carretera la mayoría del transporte de mercancías y pasándolo al ferrocarril, disminuyendo las emisiones de CO2 y otros contaminantes, cosa que, por cierto, el TAV no va hacer (no existe ningún TAV que lleve mercancías. ¿Cuántas toneladas de mercancías ha llevado el TAV-AVE Madrid-Sevilla desde 1992?)”

Anuncios

Un pensamiento en “Tren sí, pero no así

  1. No hay más ciego que el que no quiere ver. La cuestión es saber hacerles ver la realidad. Tarea, difícil y ardua, de la que ya empezamos a cansarnos de hacer minuto tras minuto.
    besos María

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s