Ljubljana

En medio de un pequeño país de cuento, Ljubljana es una ciudad de estilo romántico, repleta de gente amable, rubia y que monta en bicicleta. Eslovenia es un paraíso para quienes disfrutamos de la naturaleza, con unos paisajes que no envidian a Austria en su vertiente más septentrional y a cualquier costa mediterránea en su cara sur, lo que les permite tener unos vinos tintos aceptables, y unos blancos muy al gusto de sus vecinos alemanes y austriacos. Me gustó la ciudad, con un cierto aire mediterráneo en sus restaurantes y terrazas a lo largo del río, con sus puestos callejeros, helados blandos, de todos los sabores y una amnesia total y absoluta sobre su pasado yugoslavo. Luego está el gulash excelente y el pollo relleno de espinacas y las ensaladas de col en vinagre y las barbacoas, y el licor de ciruela. Los países pequeños tienen un aire especial, saben que no dependen de si mismos y aprenden a vivir de otra manera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s