Discoteca de verano

Fin de viaje montando una discoteca al aire libre en Horcajo de Santiago a petición de mi amigo Luis que después de años se acordó de mí y me pidió el favor, y rememorando las noches sin dormir viendo como la peña disfruta de su fiesta a base de alcohol y música basura; al final la soledad de los montadores mientras el sol se asoma detrás del campanario y el regreso a casa con el camión repleto de trastos, con el run run del motor adormeciendo un cerebro ya somnoliento y embrutecido. Lo mejor de la noche, los dátiles y las almendras de mi compañero marroquí de fatigas y que se acaban dos semanas de trabajo continuo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s