Dedicatoria

Para que recuerdes aquella otra piedra que una vez descubriste,

aquella que para los demás era solo dura y fría,

aquella en la cual descubriste suavidad y calor y sentimiento.

Para que recuerdes que hasta las piedras más duras pueden ser el más suave de los terciopelos.

Porque quizás fue la única que a pesar de su frialdad intentó comprenderte y para que no la olvides nunca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s